Intercambio

  • Catan El Juego

    Pocos juegos reúnen tantas cualidades como Los Colonos de Catan. Su mecánica innovadora, capaz de satisfacer hasta el paladar del jugador más exquisito en materia de juegos de mesa, lo ha hecho merecedor de los más importantes premios internacionales.

  • Catan: Ciudades y caballeros

    Ciudades y Caballeros es la expansión definitiva de Los Colonos de Catan, haciéndolo levemente mas estratégico pero manteniendo la diversión, es decir mejorando lo casi inmejorable. En Ciudades y Caballeros la isla de Catan ya se ha desarrollado y requieres de más que sólo recursos básicos, aparte los bárbaros buscan continuamente incursionar en la isla de Catan, por lo que ahora es el momento de resguardarnos por medio de caballeros y proteger nuestras ciudades y poblados.

  • Catan: Junior

    ¡Tierra a la vista! ¡Navega por los mares con tus barcos, descubre nuevas islas y construye unas cuantas guaridas de piratas! Pero para todo ello necesitarás un poco de “esto y aquello”, ya sean sables, oro o madera. Aquél que coloque mejor su guarida y tenga un poco de suerte podrá reunir todo el material necesario y así construir la siguiente guarida más deprisa. A no ser que se tope con el temible Pirata Rapaz,  siempre dispuesto a interponerse en tu camino…

  • Catan: Piratas y exploradores Amp. 5-6

    ¡Piratas a la vista!

    Los componentes y reglas incluidas en esta ampliación te permitirán incorporar a dos jugadores más en tus travesías por el mar. Para jugar, se necesita el juego básico de Catan, la ampliación de Catan para 5-6 jugadores y la expansión Piratas y exploradores.

  • Firefly

    En Firefly, basado en la mítica serie de televisión Firefly creada por Joss Whedon, los jugadores asumen el papel de capitanes de sus propias naves mercantes, viajando a través del universo conocido con una escogida tripulación de mercenarios, mecánicos y otros profesionales. Siempre necesitados de dinero para pagar a la tripulación y mantener la nave en condiciones de vuelo, los capitanes se verán obligados a aceptar cualquier trabajo, sea o no legal, mientras reporte beneficios. Clientes traicioneros, patrullas de la Alianza o piratas merodeadores serán encuentros cotidianos en el día a día de una nave mercante.